Comunicado de Prensa

Ayuda brindada por los Servicios Humanitarios de la Iglesia durante los devastadores desastres del 2011

Durante el año 2011, la Iglesia de Jesucristo respondió a 111 desastres en 50 países, brindando un total de 22 millones de dólares de ayuda de emergencia y organizando a miles de voluntarios a través del programa "Manos Mormonas que Ayudan" para socorrer a los damnificados.

La combinación de terremotos, un maremoto e inundaciones masivas han hecho que el año 2011 sea el más costoso en lo que atañe a desastres naturales, según el informe recién publicado por los Servicios de Bienestar de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones).

El informe indica que en la primera mitad del año las pérdidas económicas sumaron $265 mil millones de dólares, mucho más que el récord anterior de 220 mil millones de dólares en 2005 (el año del Huracán Katrina en la región del Golfo de los Estados Unidos). Se calcula que los daños causados por el terremoto y el maremoto de Japón, por sí solos, suman 235 mil millones de dólares.

Lynn Samsel, Director de Respuesta de Emergencias de los Servicios de Bienestar, dijo que cada año, alrededor del mundo, familias, comunidades y naciones padecen las dificultades y la tragedia de desastres, tanto naturales como causados por el hombre. “Aunque sabemos que Dios vela por Sus hijos, también estamos conscientes de que Él pide que Sus hijos se sirvan unos a otros”.


 
Los voluntarios ayudan en la iniciativa "Manos Mormonas que Ayudan" después de la tormenta "Irene" en la limpieza en Caldwell, en el Estado de Nueva Jersey.© 2012 Intellectual Reserve, Inc. Todos los derechos reservados
Nota sobre la Guía de Estilo: Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de Estilo en línea.
 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.